this for escaping w3 validation warning

hide


Este fin de semana decidimos ir a desayunar a Nueve Nueve que es un restaurante en la Roma y después de desayunar muy rico y de pasar un grato momento en este encantador lugar decidimos hacer algo fuera de lo normal.

Al menos para nosotros que constantemente traemos una vida muy ajetreada entre la casa y el trabajo que a la larga diremos que es monótona.

Resultado de imagen para restaurante roma

Así que para romper esa monotonía pasamos de ser capitalinos a ser una familia de visita por la ciudad.

Y dirigimos nuestros pasos a la Torre Latinoamericana.

Durante años hemos pasado frente a este importante baluarte de la construcción y aquitectura mexicana y no nos habíamos dado el tiempo para conocerla desde sus entrañas.

La Torre Latinoamericana fue el edificio más alto no solo en México sino también en toda América Latina.

Y si, nosotros los habitantes de la Ciudad de México hemos estado orgullosos de esta Torre.

En primer lugar porque durante su construcción el edificio rompió varios récords de ingeniería utilizando tecnología mexicana, pero también porque la Torre sobrevivió a los terremotos de 1957 y 1985 con daños menores.

Hoy en día, ya no es el edificio más alto de la Ciudad de México, ya que fue superado por la Torre Pemex, el World Trade Center y más recientemente por la Torre Mayor.

Sin embargo, la Torre Latinoamericana todavía tiene un lugar especial en nuestros corazones como el rascacielos clásico de la ciudad, y uno de los momentos más distintivos en el desarrollo de la ciudad.

La construcción de la Torre Latinoamericana comenzó en 1949, y se completó 7 años después, en 1956, y se inauguró oficialmente el 30 de abril de ese año.

Resultado de imagen para torre latinoamericana

Durante la construcción de la Torre, varios aspectos del edificio novedosos para aquellos tiempos se incorporaron al diseño de sus cimientos, dado que la Torre está ubicada en un área propensa a terremotos.

La técnica consistió en instalar un sistema de rieles para proteger la estructura del daño, y la estrategia demostró su valor en 1957 y 1985.

Hoy en día puedes visitar un museo interno que nos muestra su propia historia y si todo esta bien con el clima, es posible que puedas subir hasta el lugar donde podrás ver a la ciudad desde sus 4 ángulos.

Este por si solo ya es un espectáculo fuera de serie.

Después de la visita, por supuesto que te sale hambre y encaminamos nuestros pasos hacia el barrio de Coyoacán.

Coyoacán es una de las raíces detrás de la diversidad cultural de la Ciudad de México radica en sus barrios únicos y originales que, a pesar de ser absorbidos por la gran metrópoli, aún conservan sus características distintivas de identificación.

Si realmente deseas conocer la Ciudad de México y descubrir algunos de sus verdaderos tesoros, debes aventurarte y explorar estos vecindarios individuales, perderte en sus calles y callejones, apreciar su arquitectura, presenciar sus costumbres, saborear algo de su magia y autenticidad y respirar el aire distintivo de cada uno.

Pasear por ellos es una verdadera delicia, porque encontrarás sitios encantadores y espacios históricos que aún viven dentro del tejido de esta metrópoli, todos mezclados con la modernidad para crear contrastes fascinantes.

Resultado de imagen para iglesia de santa catarina coyoacan

Pasear por su rincón bohemio en la plaza e Iglesia Santa Catarina o visitar el Mercado de Coyoacán, donde la tradición y sabor mexicano se reúne en un solo lugar hará de tu visita un recorrido que desearás repetir nuevamente.

0 comment /

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://asociadosampi.mx/2019/10/12/de-turista-en-la-cdmx-conociendo-los-rincones-de-mi-ciudad">
Twitter